Del 22 de marzo al 22 de abril se conmemora el “Mes del Compostaje”. En Bariloche, la Red de Compostaje Patagónico Domiciliario ha organizado charlas, talleres y salidas a los barrios. La agrupación está conformada por ambientalistas, convencidos de que el compostaje nos ayuda a salvar al planeta. Una de las entusiastas del compost es Sonia Cabrera. La bióloga dialogó con La Carretera y explicó las principales características de la actividad.

Cabrera contó que “empecé a compostar en mi casa en el 2009 y en el 2012 me decidí a hacerlo como emprendimiento comercial y educativo.  Me motivó la conciencia ambiental. Visité basurales en el Gran Buenos Aires y la verdad, son un infierno en la tierra. Me di cuenta que estamos desperdiciando los recursos, por un lado, los secos y por otro lado los húmedos”. Sonia remarcó que la gente no mira las cascaras de las verduras, la yerba o el café. Sostuvo que todo eso se puede reciclar desde casa.

La idea de compostar le cerró y se propuso darla a conocer. La ambientalista remarcó que la acción es “super contagiosa. No conozco a nadie que haya empezado y vuelva atrás. Después querés reciclar todo, es gratificante”. También recordó que hay que empezar con ganas y sin miedo. Aseguró que se van derribando mitos. Cabrera dijo que “el olor es uno de esos mitos. Hay que dar los primeros pasos, elegir una compostera y un lugar donde ubicarla. En base a eso comenzar a separar los residuos orgánicos. Y nada de carnes y lácteos”. Agregó que “los residuos orgánicos se mezclan con hojas secas, papel, cartón y lombrices. Todo esto se aprovecha”.

En cuanto a otro mito recurrente, la bióloga aseguró que “no es cuestión de espacio. Hace 10 años cuando arranqué, lo que quería es que dejemos las excusas de lado. El sistema puede estar en nuestra cocina y no es un proceso oloroso si lo hacemos bien. Se puede hacer en un monoambiente. No es limitante el espacio”. Para finalizar celebró que en los últimos años haya crecido la comunidad que recicla a través del compostaje. Para ella, eso es ver el problema y proponer una solución.

Hasta el 22 de abril seguirán recorriendo barrios, contagiando la idea y cerrarán la campaña con la creación de una compostera comunitaria. Todas las propuestas se pueden seguir a través del perfil Fábrica Orgánica o escribiendo a recopadobariloche@gmail.com