Se trata de la tienda de ropa Alternativa Patagónica de Allen. El local está ubicado en la esquina de Tomas Orell y Juan B Justo. En la tienda se presentó personal de la AADI-CAPIF, la asociación de intérpretes y productores fonográficos. Como tenían la televisión encendida y en un canal de música, fueron multados por la difusión pública. En La Carretera, hablamos con la dueña del comercio, Soledad Raynelli.

El impuesto a la reproducción de música no es nuevo en Argentina y protege los derechos de reproducción y difusión de los músicos y compositores. Es un canon que se suele pagar en los cumpleaños, casamientos, fiestas, recitales medios de comunicación y festivales de música. También se paga en las plataformas digitales como Spotify. Los alcances están delimitados en la Ley 11723 (de propiedad intelectual). Lo insólito fue lo sorpresivo de la inspección, llevada adelante por gente de Neuquén.

Soledad Rayneli dijo que “le preguntamos a esta persona si era en serio lo que nos estaba diciendo porque no  entendíamos nada”.  Lo que creyeron un chiste, pasó a ser una multa formal. El inspector no dudó en sacar el talonario y generar una boleta. El cobrador dio a entender que se debe pagar un canon mensual de 1160 pesos por la reproducción o de lo contrario deben desistir de difundir música en el local. “Nos remarcó en la multa que teníamos parlantes varios cuando solo están los parlantes del televisor”, explicó la dueña. “Luego lo comunicamos con un grupo que tenemos con los comerciantes de Allen y hay un local que paga el canon desde el año pasado. Lo que nos llama la atención es que solo hayan venido a nuestro local y no a otros que tienen hasta los parlantes en la vereda”, sostuvo.

La tienda tenía el televisor prendido con un servicio prepago, sintonizado en Radio Disney. Allí radica la infracción, ya que la ley establece que: “cualquier actividad comercial en la cual se difunda música públicamente esta utilizando esa propiedad intelectual” y en otro apartado afirma que “los bares, confiterías, restaurantes, hoteles y comercios en general deben pagar un canon por la difusión al público ya sea por tener un sistema de televisión o radio encendida”. 

Los propietarios indicaron que ahora harán las consultas respectivas con su letrado, mientras el cobrador dejó en claro que pasará la próxima semana a resolver el conflicto. Desde la Cámara de Industria y Comercio tomaron nota del procedimiento y publicaron algunos consejos para advertir a los locales. “No pienso pagar esto, es un robo. Prefiero tener apagado el televisor”, sentenció la comerciante en La Carretera.