Con un manejo agresivo de principio a fin, Francesco Bagnaia consiguió un nuevo triunfo, el segundo en el Mundial de MotoGP en apenas tres pruebas, al mandar en el circuito de Mugello y convertirse en el tercer vencedor con Ducati en el Gran Premio de Italia, escoltado por el líder de certamen Fabio Quartararo y Aleix Espargaró.

Para Pecco Bagnaia fue el quinto en su corta campaña deportiva dentro de la categoría más importante de motos, a la vez que fue la que más debió batallar al haber largado desde el quinto lugar y con esta victoria consiguió avanzar algunos lugares en el certamen, intentando dejar atrás un mal comienzo del Mundial que lo podría tener más adelante.

El Diablo Quartararo cosechó otro gran resultado que demuestra la regularidad de su Yamaha al cortar la seguidilla de Ducati, los de la fábrica italiana ocuparon cuatro de los primeros seis lugares, regresando al podio luego ce su ausencia de los primeros lugares en Francia y repitiendo el 1-2 en España detrás de Pecco. Aleix Espargaró con su Aprilia se subió al podio en cinco de las últimas seis pruebas. con victoria en Argentina, las últimas cuatro fueron en fila en el tercer lugar. Por su parte, el .

La prueba en Mugello significó la última por algunas semanas o meses para Marc Márquez, quien decidió volver a pasar por el quirófano en los próximos días para volver a tratar con un problema en uno de sus brazos. En inferioridad física, fue destacable su décimo lugar, demostrando su espíritu competitivo hasta el final.

Quartararo se mantuvo en el primer lugar y sigue con la tendencia de terminar por delante de sus principales rivales por el título. El Diablo acumula 122 puntos, escoltado a ocho por Aleix Espargaró y a 28 de Enea Bastianini, quien debió abandonar por una caída en la vuelta 14. La novena fecha se disputará en Cataluña.