Esta semana el Presidente del Concejo Municipal de Campo Grande publicó una carta abierta para llamar la atención de las autoridades de Río Negro y de Nación para que “se tome verdadera dimensión de lo que significa Vaca Muerta y se definan políticas que beneficien a las localidades rionegrinas ubicadas sobre la segunda reserva de gas más importante del mundo”.

Ariel Rivero expresó en La Carretera que “hace muchos años venimos hablando de esto, el mundo habla de Vaca Muerta y sin embargo no podemos resolver temas estructurales que el desarrollo demanda. Que va a pasar con la salud, la educación y la seguridad. Campo Grande duplicó su población en los últimos diez años y no tenemos una planta potabilizadora de agua, a pesar de haber cumplimentado todo ante los organismos nacional y provinciales. Lo mismo sucede con la ruta nacional 151 y la provincial 69 por donde pasa la logística para el yacimiento”.

El jefe de la comuna de Campo Grande dijo que “tenemos una resolución para que provincia nos gire 60 millones de pesos para el parque industrial y no pasa nada. En el parque se pueden radicar empresas que generen puestos de trabajo y en consecuencia tenemos que pedirle a los neuquinos que por favor le den empleo a nuestra gente y Río Negro también es Vaca Muerta, pero creo que no han tomado dimensión de donde estamos parados”.

“La paciencia tiene un límite” es el título de la carta abierta, publicada en varios medios gráficos dela región, y firmada por Ariel Rivero. En el documento expresa que “en este pueblo todos nos ilusionamos muchos con Vaca Muerta, pero la ilusión se va disipando día a día inversamente proporcional a la cantidad de gas, petróleo y dinero que se están llevando desde abajo nuestro, en uno de los mayores emprendimiento energéticos del mundo.
No se puede hablar de crecimiento, federalismo y posibilidades sin un proyecto de provincia y de Nación que involucre en primer término a la gente. No se entiende al gobernante o al político que no prioriza las necesidades y el bienestar de sus conciudadanos. En esta parte de mi provincia lo estamos sufriendo”, concluye la carta.