En el tradicional circuito británico de Silverstone llegó a si final la seguidilla de seis triunfos en fila del equipo Red Bull y Carlos Sainz tachó los dos casilleros que le quedaban en la Formula 1, después de lograr esta mañana la victoria en la décima fecha del Mundial, escoltado por Sergio Pérez y Lewis Hamilton, quien batalló hasta el final con Charles Leclerc por ese último escalón del podio.

Como sucedió el año anterior en el Gran Premio de Inglaterra, la largada de Silverstone fue realmente caótica y dejó una situación preocupante en la que se vieron involucrados cinco autos, los de Yuki Tsunoda, Esteban Ocon, George Russell, Alexander Albon y Guanyu Zhou, quien sufrió un tremendo accidente.

El piloto chino transitó decenas de metros dado vuelta a la salida de la primera curva y llegó a la contención de neumáticos. Pero el monoplaza no se detuvo, sino que pasó por encima ese sector y fue atajado por el alambrado a pocos metros de las tribunas. Afortunadamente, unos minutos más tarde tanto el equipo como la categoría y la FIA confirmaron que el piloto se encontraba consciente y había sido trasladado al centro médico del circuito para realizar las evaluaciones correspondientes. El otroque debió ser atendido, y trasladado al hospital de Coventry, fue Alex Albon.

La prueba se relanzó una hora más tarde con los lugares originales, a las que pudieron volver Ocon y Tsunoda pese a que sus autos habían quedado algo dañados. En la largada no hubo incidentes, Sainz contuvo bien a Verstappen y Leclerc hizo lo propio con Pérez para ir por el segundo lugar, aunque no fue sencillo.

Sainz cerró una prueba soñada en el que las nubes británicas fueron testigo de su primera pole y de su estreno como ganador en la Formula 1, todo en cuestión de horas y al comando de una Ferrari. Segundo terminó Pérez y tercero Hamilton. Más atrás, Leclerc, Fernando Alonso, Lando Norris, Verstappen, Mick Schumacher, Sebastien Vettel y Kevin Magnussen.