Ayer, el director del INTA Alto Valle – Darío Fernandez – se reunió con la Secretaria de Desarrollo Local – Alejandra Aros – y la intendente de Allen, Liliana Martín. Comenzaron a planificar lo que será la ExpoINTA 2022. El objetivo del evento es promocionar la producción y difundir información sobre novedades tecnológicas aplicadas a la fruticultura. El lanzamiento oficial del evento será el 26 de julio en la Estación Cultural Haydee Balda. En La Carretera, la intendente resumió el impacto de la Expo INTA. Además, confirmó que será el primer fin de semana de noviembre.

“Hace varios años que no se hace, creo que la última fue en 2017. Quisimos retomarla pero la pandemia nos lo impidió. No perdimos la esperanza. Tenemos un trabajo coordinado con el INTA en muchos aspectos y esta semana pudimos definir la realización de la Expo INTA. Ya tiene fecha: 3, 4 y 5 de noviembre“, anunció Liliana Martín. El objetivo del evento es poder mostrar la producción regional y dar a conocer nuevas tecnologías. “Es visibilizar la actividad agropecuaria, no solo la fruticultura sino también la horticultura y la generación de granos que estamos teniendo en el valle. Mostrar acciones amigables con el ambiente, una avanzada que es necesario que mostremos. Somos generadores de alimentos, tenemos que darnos estos espacios”, sostuvo.

La exposición se hará en el predio de la estación experimental de Guerrico, ubicada sobre Ruta 22. Ya se comenzó a trabajar en la distribución de lugares para este gran evento. “Tenemos mucha expectativa sobre lo que las empresas de maquinaria puedan mostrar, sobre financiación. Hace muchos años que producimos frutas y verduras, pero eso no hace que no debamos estar atentos a las innovaciones. Esas innovaciones mejoran el rendimiento, pueden hacer un click en la balanza de costos, en el cuidado del ambiente, generar nuevos recursos“, expresó Martín.

La intendente también apuntó a mejorar la producción para impulsar una mejor comercialización de los alimentos. Recordó que este año se presentaron nuevas dificultades para el sector y se requiere apoyo del estado para acompañar las economías regionales. “Estamos en un mundo globalizado y eso hace que cualquier acción a miles de kilómetros, nos impacte. Tenemos que hacer esfuerzo en la capacitación profesional para buscar nuevos caminos y mercados. Apostamos al sostenimiento de la calidad, porque creemos que la calidad de los productos alimenticios es lo que genera una mejor comercialización”, sentenció.