Después de superar la frustración de perder el título del pasado certamen casi en la línea de llegada, Lautaro De la Iglesia no bajó los brazos y fue por la revancha, que tardó en llegar, pero que tuvo esta tarde en el autódromo de Paraná, donde consiguió la victoria que lo habilita a pelear por ser campeón en el TC Pista en los playoffs que entregarán el pasaporte al TC.

De la Iglesia en el pasado certamen estuvo tres veces a un paso de la victoria, que por diferentes motivos se le negó y lo marginó de lograr el título, por lo que se quedó con las ganas de pasar al TC, pero lejos de renunciar a su objetivo se centró en buscar la revancha, que se demoró en concretar, pero que al final se dio en el circuito de Paraná y en el cierre de la etapa regular.

Después de un gran trabajo tanto en los entrenamientos como en la clasificación, en la que quedó como escolta de José H. Palazzo, dueño de la pole, De la Iglesia se quedó con la victoria en la segunda serie, que fue la más rápida, y esta tarde largó desde el mejor lugar la esperada final, que dominó desde el principio y le permitió lograr esa victoria que se le negaba desde hacía dos años.

De la Iglesia, quien contó con una Dodge del equipo que alista el experimentado Rodolfo Di Meglio, que tuvo un rendimiento impecable, se encargó de manejar con autoridad y consiguió una diferencia que le permitió transitar con seguridad en busca de esa victoria que se hizo esperar más de la cuenta, que lo habilita a pelear por el título y el pasaporte al TC.

En lo que resultó su tercera victoria en la categoría, la primera con Dodge porque las otras fueron con Ford, el neuquino De la Iglesia fue escoltado por Palazzo, Matías Canapino, Facundo Chapur, Gabriel Gandulia y Humberto Krujoski. En el lugar 17 finalizó Santiago Álvarez, quien se impuso en la etapa regular y es otro de los firmes candidatos a conseguir el título en la telonera del TC.