Tras los fallidos intentos de negociación con el Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino (SUTNA) y el gobierno nacional, ahora se suma la falta de stock para los próximos 7 días y el cierre de las principales fabricas del país. Esto afecta directamente al valle.

En La Carretera Gianni Righi, empresario del rubro neumáticos en la región, destacó que “se agravó el conflicto con problemas sindicales, pero esto data desde hace 10 años cuando cierran las importaciones. Eso lleva por consecuencia que el neumático tenga un precio increíble y eso no pasa por el comerciante que no formador de precio, el formador de precio es el importador o las fábricas”.

Righi expresó que “el problema sindical que estamos tiendo ahora es que las 3 fábricas nacionales que tenemos Bridgestone, Pirelli y Fate cerraron sus fábricas, porque los empleados quieren ir a trabajar, pero se encuentran con bloqueos en las entradas a las fábricas. Está todo bloqueado y no entra ni sale mercadería. La poca mercadería que hoy hay en el país la tienen los comerciantes”.

El empresario agregó “con respecto a nuestra zona que vive del agro y del petróleo, el usuario común consigue cubiertas. El problema es cuando las empresas te piden 30 cubiertas de distintas medidas y no hay stock de eso. Un importador ya nos comunicó que hasta diciembre no van a ingresar cubiertas de tractor”. Y aseguró que otra de las preocupaciones que se genera es en materia de seguridad vial. “Si uno piensa en el estado de las rutas y con cubiertas mal gastadas es probable que se produzcan accidentes”, expresó.

Además, Righi comentó que “las fábricas de neumáticos trabajan con 3 turnos diarios, es decir que operan las 24 horas. Hace un año todas las fábricas del país estaban trabajando en 2 turnos por falta de insumos. La fabricación de las gomas es todo con productos importados y el gobierno está con restricción y los importadores tienen el problema que el gobierno no deja ingresar las cubiertas que ellos compran. Las tienen que comprar al dólar MEP, que son bonos emitidos por el gobierno argentino en Estados Unidos”.

El empresario contó que para poder importar al país es muy complicado dado que se deben hacer transacciones con la compra de bonos y que, de lograrlo, una vez que se compra en el extranjero y llega la mercadería a la aduana, se debe pagar un parking. Righi detalló que “el buque con envío de otros países tarda 90 días en llegar y en aduana hay conteiners hace 2 años y no los liberan”.