La Asociación Sindical de Salud Pública de Río Negro realizó este jueves un paro de 24 horas en los hospitales de la provincia. Bajo la consigna “No más ajuste a la Salud”, ASSPUR pide por una actualización salarial que supere la inflación. La medida de fuerza afectó la atención programada y turnos, no así las guardia mínimas y emergencias.

En La Carretera, la titular del sindicato Cesira Mullaly, comentó que “el motivo primariamente es la cuestión salarial. Hoy nos encontramos con una pauta salarial compleja porque empobrece a los trabajadores”. Agregó que “el gobierno comercializa con los salarios y en la situación inflacionaria del 100% a nosotros nos deja con un incremento del 70% de ajuste del salario, con una pauta a cobrar recién en los salarios de febrero”.

Comentó además que “nuevamente esto deja por fuera un porcentaje del aguinaldo, con todos los incrementos en cuotas que se diluyen más y con salarios muy por debajo de la línea de la pobreza”. En este sentido, mencionó que “tenemos compañeros que van a percibir con una suma fija 125 mil pesos en el salario inicial, realmente es una situación que complejiza el trabajo en la salud pública”.

Mullaly mencionó que “no estamos teniendo la capacidad de ofrecer a la población la respuesta de salud pública que requiere, porque no tenemos la cantidad suficiente de profesionales y no profesionales para cubrir la demanda”. Por último, expresó que el paro “afecta suspensión de actividades programadas, consultorías, turnos de laboratorios, aunque siempre garantizando la atención en las guardias mínimas, urgencias e internaciones”.