La diputada provincial del Frente de Izquierda en Neuquén, Gabriela Suppicich, lanzó duras críticas contra el gobierno provincial y el nacional por la forma de abordar la violencia de género.

Suppicich expresó su preocupación en una entrevista para AM740, señalando que “todo indica que han aumentado los casos de femicidios interanuales. Estamos despidiendo a una mujer cada 35 horas producto de la violencia de género, solo por el hecho de ser mujer”. En el contexto nacional, destacó que los pronunciamientos de funcionarios del gobierno de Milei atacan las conquistas históricas del movimiento de mujeres, incluyendo el derecho al aborto, la educación sexual integral, el matrimonio igualitario e incluso el divorcio.

La diputada también mencionó el aumento de los discursos de odio hacia las diversidades, ejemplificado en el último lesbicidio en Barrancas, donde tres mujeres fueron asesinadas por su orientación sexual y aseguró que la marcha de Ni Una Menos es “un repudio a que no se comprenda que la sociedad ha avanzado y que hay diversidad”, afirmó Suppicich.

A nivel provincial, Suppicich criticó al gobierno de Rolando Figueroa por vaciar las políticas de atención y asistencia en situaciones de violencia. “En todo el desarme y la reestructuración de ministerios que hizo Figueroa a lo Milei, dividió todo lo que tiene que ver con la atención en violencias, quedó parte con (Jorge) Tobares, otra parte con (Julieta) Corroza y la línea 148 con Ortiz Luna, cuando son transversales”.

En ese sentido, señaló que leyes históricas de protección en violencias como la 2302, 2785 y 2786 que no se están implementando adecuadamente. “El Ejecutivo tiene que garantizar los dispositivos para que esas leyes que se han conquistado en las calles se lleven adelante, y esos dispositivos no están funcionando”, denunció. Además, Suppicich apuntó al manejo de la línea 148, que depende de Ortiz Luna. Criticó la reestructuración de ministerios por parte de Figueroa, que dividió la atención en diferentes áreas, dificultando la asistencia a las mujeres en riesgo. “El Estado tiene que estar para contrarrestar una condición de base que es anterior a la mujer que sufre violencia”, sostuvo.

Para Suppicich, la solución inmediata es proporcionar trabajo a las mujeres, ya que “si vos das trabajo a corto plazo ya tenés tu salario y podés alquilar”. Resaltó que hay mujeres que producto de la crisis económica, al no poder sostener tienen que refugiarse en casa de familiares o incluso volver con los hombres de los que se habían separado.

Neuquén, 3 de junio de 2024