En un fallo explicado por el juez Guillermo Baquero Lazcano, se condenó a Pablo Parra a prisión perpetua por el femicidio de Agustina Fernández, tras ser declarado culpable por un jurado popular en uno de los eventos jurídicos más resonantes de los últimos años. La condena, única pena posible para este delito, fue dictada en una audiencia llevada a cabo en los tribunales de Cipolletti.

Parra seguirá privado de su libertad mientras se aguarda los recursos jurídicos que utilizarán sus abogados defensores. La condena ya había sido anticipada por el juez Guillermo Baquero Lazcano, pero este procedimiento se consideró un formalismo necesario para concretar la sentencia.

La defensa de Parra no tardó en reaccionar y ya ha iniciado las acciones para apelar el fallo. Sus abogados buscan revertir la condena en instancias superiores, aunque el proceso para una revisión judicial puede ser prolongado.

Agustina Fernández, víctima de este trágico crimen, fue una estudiante de La Pampa que llegó a Río Negro con la esperanza de poder lograr un objetivo universitario y con un futuro prometedor. Su familia acudió a todas las audiencias y anunciaron que a pesar de todo el dolor que sienten, encontraron paz en el resultado final del proceso.

Cipolletti, 6 de junio de 2024