Carlos Quintriqueo, secretario general de ATE, expresó su preocupación y rechazo a la Ley bases, solicitando a los senadores que la rechacen independientemente de las negociaciones de última hora.

En una entrevista con AM740, Quintriqueo manifestó: “Espero que los senadores y las senadoras estén a la altura de lo que demanda el pueblo argentino y sea rechazada más allá de las negociaciones de última hora.” Resaltó la oposición de gran parte de la sociedad al “desguace del Estado y la privatización de las empresas públicas”.

Respecto de los votos de los senadores neuquinos, el representante de ATE local señaló: “los senadores de Unión por la Patria ya venían adelantando su voto de rechazo y lamentablemente lo que supimos después es que una senadora neuquina termina dando un voto por una cuestión de conveniencia personal y no del país. Se trafica un voto en función de conseguir un bienestar personal”, en relación a la polémica con la senadora Lucila Crexell, a quien se la acusa de “vender” su voto a cambio de ser designada  embajadora de la UNESCO.

En referencia a la opinión pública, Quintriqueo destacó: “Para mí la opinión de los ciudadanos no refleja lo mismo que dan las encuestas. El mejor parámetro es hablar con la calle, con los compañeros, compañeras, vecinos que están padeciendo la situación de hambre, miseria, desocupación y despidos.” Señaló que la adhesión a la medida de fuerza en contra de la ley presentada por el oficialismo es alta, reflejando el descontento generalizado.

También, el líder sindical crítico de la actual gestión y refutó el discurso oficial sobre la falta de aprobación de leyes: “Las leyes que han impulsado son en contra de los intereses del pueblo y las cámaras son parte de la regulación del poder, no es que se le da un cheque en blanco por ser presidente”. Y resumió: “el cuento del oficialismo es que no le aprueban ninguna ley pero la ley que ha presentado es del achique del Estado, cosas que van en contra de los intereses del pueblo, no es que presentado una batería de leyes por separado; y tampoco convocan a sesiones proque no quieren que se traten otras cuestiones que debería estar tratando el congreso”.

Quintriqueo concluyó destacando la necesidad de autocrítica en la política y de construir una representación que responda a las demandas populares: “Veníamos mal y hoy estamos peor, también tiene que haber una autocrítica por parte de la política de lo que no se hizo bien en anteriores gestiones.”

Neuquén, 12 de junio de 2024