La diputada provincial del Frente de Izquierda en Neuquén, Gabriela Suppicich, ha rechazado contundentemente el proyecto de incentivo docente impulsado por el Movimiento Popular Neuquino (MPN) y respaldado por el gobernador Figueroa. Suppicich calificó la iniciativa como un “ataque a la docencia” y destacó que el 75% de los docentes son mujeres, lo que convierte esta medida en un “doble castigo” en un sistema patriarcal.

“El trabajo incentivado está prohibido por la Constitución. Las capacitaciones se realizan para la mejora de salario y para escalar en las jerarquías. Esto que plantea el gobierno es reaccionario”, afirmó Suppicich. Además, señaló que el proyecto es “anti obrero y misógino”, agravando las condiciones laborales de los docentes en una situación donde muchas escuelas no están en condiciones operativas.

La diputada también resaltó que “casi el 20% de las escuelas no están funcionando porque no las arreglan”, lo que convierte la labor docente en un trabajo de riesgo. Criticó al gobierno por estar más preocupado en perseguir a los docentes que en resolver los problemas estructurales de las escuelas. “Parece que la única preocupación es que no haya huelgas”, añadió.

Suppicich fue tajante al señalar que “acá no hay ningún neuquinizate. Solo hay beneficios para las petroleras”. En su opinión, este proyecto está destinado al fracaso debido a la falta de atención a las verdaderas necesidades educativas. Asimismo, mencionó que el proyecto de Presencialidad, presentado por el MPN, tiene el respaldo del gobierno provincial, aunque desde la izquierda consideran que hay una intención de fondo para controlar y desmovilizar al sector docente.

Neuquén, 25 de junio de 2024