Las diputadas Gisselle Stillger, de Arriba Neuquén, y Mercedes Tulian, de Nuevo Compromiso Neuquino (NCN), presentaron un proyecto de resolución para modificar las jornadas institucionales en las escuelas de la provincia de Neuquén, con el objetivo de que estas no afecten el normal dictado de clases. La propuesta busca asegurar una educación continua y de calidad, evitando interrupciones que perjudiquen el proceso de aprendizaje de los alumnos.

En diálogo con La Carretera AM740, Gisselle Stillger explicó los fundamentos de esta iniciativa: “Estamos pidiendo que las jornadas institucionales se realicen sin afectar el normal desarrollo de clases. Este año, tuvimos 11 jornadas institucionales, lo cual es un récord en comparación con el promedio nacional de cinco jornadas. Esta situación interrumpe la continuidad del proceso educativo, afectando tanto a los alumnos como a los docentes”.

La diputada señaló que la suspensión de clases para la realización de jornadas institucionales interrumpe el ritmo de aprendizaje de los estudiantes, quienes deben recibir la educación de manera gradual. “Estas interrupciones obligan a los docentes a apresurarse para cubrir los contenidos, lo que perjudica la consolidación del conocimiento. Está demostrado que la interrupción del ritmo de aprendizaje rompe el hábito de estudio y afecta la calidad educativa”, agregó Stillger.

El proyecto de resolución solicita al Consejo Provincial de Educación que las jornadas institucionales del próximo año se lleven a cabo en horarios y días que no afecten las clases. Sin embargo, la diputada de Arriba Neuquén reconoció que la gobernanza de la educación es competencia del Consejo Provincial de Educación y el Ministerio de Educación, quienes determinan la cantidad y forma de las jornadas.

“La realidad es que no podemos establecer cómo se deben llevar a cabo las jornadas, pero sí podemos pedir que se busquen alternativas para no afectar el dictado de clases. Por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires, este año se realizaron cinco jornadas educativas, dos de las cuales se llevaron a cabo en febrero, antes del inicio de clases, y dos en diciembre, cuando la cantidad de alumnos es menor”, explicó Stillger.

El proyecto también se enmarca en un contexto más amplio de revisión del calendario escolar. “Este año, en Neuquén, solo hubo tres semanas completas de clase de lunes a viernes en el primer cuatrimestre. Esto se debe a jornadas institucionales, paros, feriados y otras interrupciones. La calidad educativa está en jaque en todo el país, y es fundamental garantizar que los alumnos cumplan con los 180 días de clase establecidos por la ley”, subrayó.

La diputada destacó la importancia de sumar días de clase para mejorar la calidad educativa. “Si hubiésemos sumado los 11 días de jornada institucional a los 180 días de clase, habríamos tenido 191 días de clases, lo cual es un número significativo. Hay provincias que establecen como mínimo 190 días de clase, y debemos sumarnos a esa tendencia para mejorar nuestra educación”, afirmó.

La propuesta de Stillger y Tulian busca también abordar otros aspectos relacionados con la educación. “La calidad educativa tiene múltiples aristas, desde las condiciones de las escuelas hasta el incentivo docente. En este sentido, hemos votado un endeudamiento destinado a reparar y construir nuevas escuelas, y confiamos en que el próximo año todas las escuelas estarán en condiciones adecuadas”, comentó Stillger.

El proyecto legislativo fue presentado antes del receso legislativo, y se espera que tome estado parlamentario en agosto. “Estamos a tiempo para debatirlo y recibir aportes de todos los sectores involucrados, incluyendo gremios, padres y la ministra de Educación. Queremos un debate amplio y constructivo para encontrar la mejor solución”, concluyó la diputada.

Neuquén, 5 de julio de 2024